ODONTOPEDIATRÍA

1/4

Las caries durante la infancia se presentan de forma habitual cada día más en nuestra sociedad. Los hábitos de higiene inadecuados y una ingesta diaria de azúcares propician un entorno ideal para la proliferación bacteriana.

Deben de ser una señal de alarma para los padres, ya que repercuten en la salud general del niño, dado que las caries son colonizaciones bacterianas que en muchos casos dan lugar a grandes infecciones. Estas infecciones pueden afectar al futuro diente definitivo que está por salir, por ello es de vital importancia tratar a tiempo las caries en los dientes de leche.

 

El primer tratamiento en los dientes de los niños empieza con la PREVENCIÓN. Hay que evitar que los dientes de leche tengan caries. Esta prevención de nuestros pequeños radica fundamentalmente en la educación y el ejemplo que se les da. Es deber de los adultos establecer desde la infancia unos hábitos de higiene oral diaria y una alimentación adecuada. Esto hará que desarrollen hábitos saludables toda la vida.

 

La edad adecuada para comenzar con las revisiones dentales de nuestros niños suele ser a partir de los 3 años, edad en la que ya tienen todas las piezas de leche en boca. A partir de ese momento comienza su relación con el dentista. En nuestras consultas evitamos en todo momento que la primera relación del niño con el dentista sea traumática. Las malas experiencias previas o el no afrontar convenientemente esos miedos, hacen que muchos niños lleguen a adultos con una acusada fobia al dentista.

 

El tratamiento de las caries lo realizamos con anestesia local, y si es necesario o la edad del niño nos lo hiciera obligatorio, se puede realizar bajo sedación consciente.

 

Es necesario realizar revisiones periódicas. En ellas se advierten también las posibles alteraciones en el número, tamaño, estructura o color de los dientes, así como de cualquier maloclusión incipiente que pudiera requerir un tratamiento con aparatología.

 

Los traumatismos producidos en los dientes de leche o en los permanentes jóvenes (recién erupcionados) requieren ser tratados como visitas de urgencia al dentista.