BLANQUEAMIENTO

1/5

En la odontología estética, el blanqueamiento dental es un tratamiento con muchos años de experiencia que logra reducir varios tonos el color original de los dientes, dejándolos más blancos y brillantes. Unos dientes más blancos nos permiten ofrecer un buen aspecto, y nos conceden la satisfacción de percibirnos más guapos y atractivos.

La tinción en las piezas dentales es causada por diferentes motivos: hábitos incorrectos de higiene bucal, por determinados alimentos, por tratamientos médicos, o simplemente por la edad, ya que la pérdida del color natural se produce de manera inevitable al cumplir años.

En general, aunque depende del estado de la dentadura de cada paciente, es importante y necesario realizar una limpieza dental profesional previa a la realización del blanqueamiento y comprobar que no hay ninguna patología dentaria.

 

El blanqueamiento de los dientes permite eliminar la mayoría de las manchas producidas por causas externas como el té, café y otras infusiones, tabaco y vino tinto, entre otras sustancias y alimentos.

Sin embargo, no todas las manchas o tinciones son posibles de eliminar o mejorar a través del blanqueamiento dental y por lo tanto pueden requerir de otro tipo de tratamiento odontológico estético como el uso de carillas cerámicas o de coronas.

 

Los tratamientos que ofrecemos en clínica con láser o lámpara de luz fría duran aproximadamente una hora, y el paciente ya ve cambios inmediatos.

Además se aporta un tratamiento complementario para casa, con las instrucciones necesarias.

En algunas tinciones severas es necesaria la realización de una segunda sesión de tratamiento.

Este tratamiento en clínica y a altas concentraciones puede repetirse a modo de mantenimiento después de seis meses a un año, según la severidad de las manchas o pigmentaciones que el paciente presente.