SEDACIÓN CONSCIENTE

1/3

Especialmente dirigida a los pacientes que temen o sufren de estrés por acudir al dentista, y/o someterse a cualquier tratamiento dental. La sedación les proporciona el confort que necesitan para afrontar ese reto tan difícil para ellos.

También es de gran utilidad en pacientes de pediatría o poco colaboradores, que a menudo sienten un miedo irracional a acudir al dentista. En este caso se recomienda en niños de más de 4 años de edad.

 

La sedación consciente en el ámbito dental, nos permite un mayor grado de cooperación por parte del paciente durante cirugías o tratamientos de gran dificultad y duración, provocando un estado de relajación.

El grado de comodidad durante las intervenciones esta garantizado, incluso la recuperación es instantánea, permitiendo realizar vida prácticamente normal después de la sedación.

 

​La sedación consciente se realiza con mascarilla a través de la cual se inhala una mezcla de oxigeno y oxido nitroso, un gas anestésico, no toxico con olor y sabor ligeramente endulzado.

El paciente en todo momento se encuentra consciente, con capacidad de mantener una correcta comunicación, no siente ningún dolor y por lo tanto pierde automáticamente el miedo a someterse a tratamientos que en su estado habitual no sería capaz de afrontar.